Cómo cuidar la piel atópica o muy seca

Cómo cuidar la piel atópica

Un paciente que presenta lesiones, rojeces e incluso heridas en la piel debido a la sequedad o atopía acaba apareciendo en la farmacia, tras visitar al médico, con una receta de corticoide o pimecrolimus. Estos medicamentos se encargan de aliviar las molestias producidas cuando aparece el brote de atopía, calmando el picor, la inflamación y la descamación. Pero en ningún caso solucionan el problema de base porque estamos frente a una patología crónica, y con la medicación no estamos actuando sobre las causas.

Qué es la piel atópica

Una piel atópica es una piel muy deshidratada y seca, sobre todo, en los momentos del brote atópico. Esto se debe a que este tipo de piel tiene un déficit estructural que provoca que se pierda fácilmente el agua y la grasa de las células. Nos encontramos, además, con un sistema inmune sobreestimulado, ya que al estar disminuido el efecto barrera, los agentes irritantes y los patógenos pueden penetrar con mayor facilidad a través de la piel, produciendo irritación y enrojecimiento.

Cómo cuidar la piel atópica

Entendiendo las carencias de la piel atópica, el cuidado de la misma pasa por restablecer la normalidad funcional, es decir, por reponer las grasas y el agua necesarias para conseguir una función barrera óptima.

  • Limpieza

En primer lugar, prestaremos atención a la limpieza. Utilizaremos productos hidratantes, sin detergentes y sin perfumes, evitando así agravar la sequedad y la irritación. Es preferible la ducha al baño, con temperatura no muy caliente, y máximo una vez al día.

Nosotros recomendamos nuestro producto estrella para limpiar la piel atópica: el aceite de ducha y baño Exomega de A-derma. Este producto lo puedes usar en cara y cuerpo, y es apto hasta para recién nacidos.

  • Hidratación

La hidratación aquí es de suma importancia. Necesitamos aportar a esta piel los ácidos grasos, las ceramidas y el colesterol necesarios para constituir un manto hidrolipídico consistente, ya que forman parte del cemento córneo que mantiene unidas las células epiteliales, evitando así una descamación excesiva. Utilizaremos emulsiones y bálsamos apropiados para este tipo de piel.

Nosotros recomendamos dos gamas de productos, según gustos: A-Derma Exomega o Avène Xeracalm A.D.

  • Nutricosmética

También podemos aportar hidratación desde el interior a través de la nutricosmética. Y nosotros recomendamos 2 opciones:

Los Omega 6, 7 y 9 que encontramos en Oliovita mejoran la hidratación y elasticidad en piel y mucosas.

Los Omega 3 de la serie EPA que proporciona Om3gafort piel mejoran la hidratación y, además, poseen un efecto antiinflamatorio, ayudando así a reducir los brotes atópicos.

  • Preparación de la piel para el tratamiento con cortisona

Con estos cuidados mencionados, conseguimos tener una piel más protegida e hidratada, y espaciar los brotes atópicos. Sin embargo, cuando estos ocurren, debemos también preparar la piel para que el tratamiento con cortisona sea más eficaz y se consiga calmar cuanto antes la irritación. Antes de utilizar el medicamento, procederemos a preparar la piel aplicando agua termal, como la de Avène. Tanto esta agua como la pomada del tratamiento podemos mantenerlos en la nevera y aplicarlos fríos sobre la piel, para que el efecto calmante sea más intenso.

Otras recomendaciones para evitar brotes atópicos

Se recomienda también vestir prendas de tejidos naturales vegetales, como el algodón y el lino. Y evitar las lanas, los tejidos sintéticos y los cuellos altos.

Si tienes más dudas o sugerencias en el cuidado de la piel seca o atópica, o si dudas qué productos debes elegir, estaremos encantados de atenderte.

Y ya lo sabes, en tu farmacia, el mejor consejo.

Charo Cañete
Farmacéutica especialista en Ortopedia y Terapias Nnaturales

Escríbeme a anahidalgofarmacia@gmail.com si tienes cualquier duda.

Tal vez te interesen otros artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *